Mendoza, lugares e historias que sorprenden

 Arroyo de Picheuta

\"Arroyo
Arroyo Picheuta
En Mendoza, el lugar elegido para los amantes de la aventura, de paisaje duro, con poca vegetación, que invita al desafío, es el Arroyo Picheuta. Los amantes del trekking, lo clasifican con una dificultad entre 6 y 8, por su aspereza, su paisaje siempre empedrado con sectores de interesante aspecto.
Se encuentra a 25 km al oeste de la localidad de Uspallata, por Ruta Nacional N°7. Este arroyo es un afluente del Río Mendoza, el nombre de este paraje se debe a su puente colonial, declarado Monumento Histórico Nacional, fue construido en el siglo XVIII para favorecer el vínculo comercial con el país vecino, Chile, y utilizado luego como paso, por el ejército de los andes en la Campaña Libertadora.
A pasitos de la ruta internacional, este puente fue realizado con piedras selladas con argamasa, tiene solamente 2 metros de ancho y un arco de medio punto. Para llegar aél, es necesario trazar camino a través de Ranchillo y las Ruinas de Piedra de origen incaico.
Su constructor fue Ambrosio O’Higgins, ingeniero del entonces Reino de Chile, quien culminara su carrera como Virrey en Perú. A unos 100 metros de allí se encuentra el Fortín Picheuta, que el General San Martín mandara construir en 1814, como defensa ante la inminente invación realista desde Chile, llevándose a cabo en este fortín la primera batalla, en la que los patriotas fueran derrotados, aunque solo por unas horas, ya que al día siguiente, un batallón derrotó a los realistas en los Potrerillos, actualmente, Punta de Vacas.
                                     \"Representación
Representación de la increíble gesta sanmartiniana
Relatar la historia de este lugar, estimula la imaginación sobre el heroísmo y fortaleza de aquellos hombres, que con mínimos recursos llevaban adelante una gesta increíblemente heroica. Y conociendo el paisaje se hace evidente que no fue una tarea fácil.
En la actualidad, pocos recuerdan estos datos históricos, mientras realizan sus prácticas de pesca deportiva, trekking o cabalgatas, será que las inquietas y a veces tumultuosas aguas distraen del pasado y que recorrer sus caminos merece una especial atención. Sus laderas empinadas, sus acarreos y pequeños senderos, aseguran adrenalina mezclada con la ansiedad de poder pescar unas buenas truchas marrones y si se tiene suerte, unas aroiris. En época estival suele tener las aguas turbias, pero hay suficiente captura, aunque no se puede vadear debido a su importante caudal.
 

Mendoza incaica

\"Momia
En Mendoza, existe una zona donde la presencia incaica se hizo más evidente, continuando la secuencia de hallazgos realizados en el valle sanjuanino de Calingasta. Así se dibuja “el Camino del Inca”a través de diferentes postas como: Yalguaraz, Tambillos, Ranchillos, Tambillitos y confluencia. En el Cerro Aconcagua se hallaron los restos arqueológicos más impresionantes del último siglo, la Momia del Aconcagua, como se denominó al fardo funerario de un niño de 7 años en excelente estado de conservación, gracias al cobijo de las nieves eternas.
Los tambos eran construcciones  de estructuras compuestas, que marcaban un rectángulo perimetral del tipo de las pircas. Resguardaban unidades menores, kallankas y plazas interiores algunos eran destinados al intercambio y abastecimiento de los viajeros, mientras otros, se utilizaban para la explotación de un recurso específico, como la vicuña, o para funciones defensivas. El más llamativo es el de Ranchillos, por lo que se le otorgó el nombre de Tambo real, era de los más complejos: tenían escalinatas, paredes revestidas, banquetas, etc.
\"Tambo
 

Piedras Blancas

\"Piedras
Se encuentra en el distrito de Potrerillos, Departamento de Luján de Cuyo. Es la localidad más austral de Las Vegas, siguiendo el cauce del Arroyo Las Mulas y en el mismo sentido que la quebrada del Río Blanco. Se accede allí por la Ruta Provincial N°89, hacia el suroeste.
Esta pequeña localidad, ha demostrado un crecimiento insospechado en su población, y no es casual, el ambiente que ofrece es tan apacible, con el Cordón del Plata brillando en el horizonte. Cielos limpios como el aire que allí se respira, hermoso escenario para realizar cabalgatas, trekking y cuanta actividad requiera de un paraje montañés.
\"Arroyo
 

  Cerro Siete Colores

 
\"Cerro
La imagen lo dice todo, es difícil añadir palabras que describan la belleza de este sorprendente paisaje mendocino, solo comparable con su majestad, la quebrada de Humahuaca. El inédito crisol de minerales le provee esta fantástica característica.
Llegar allí con batería de repuesto para cámaras fotográficas y móviles, ya que no podrán dejar de filmar, fotografiar y atestiguar las imágenes de este páramo indescriptible. El turismo realiza allí diferentes deportes, como mountain bike, trekking, senderismo, y por supuesto, safaris fotográficos, que registran imágenes que destacan por sus originales formaciones rocosas. Un cielo turquesa que lo ve todo y el Aconcagua resguardando la belleza de estos valles.
 

Paramillos, el poder de la historia

Se ubica a 24 km de la localidad de Uspallata, se puede acceder por la antigua Ruta Nacional N° 7, actualmente, Ruta Provincial N°52, enclavándose en la precordillera y comprende el lado occidental de la sierra de Uspallata.
Dentro de su amplio territorio, se ha impulsado la creación de una reserva en un área de 6.970ha., debido a la concentración de patrimonio de índole, paleontológico, indígena, histórico y turístico. Su altitud varía entre los 2.600 y 3.100msnm. Este lugar, contiene en su basto territorio, una increíble diversidad de flora y fauna, generando el interés de biólogos de todo el mundo.

 Flora

La vegetación se transforma según la altura, presentándose el piedemonte hasta los 2.500msnm, allí comienza la trama tejida por el cardonal, hasta los 3.000msnm, dejando su lugar a la clásica vegetación de la puna.
Cada ambiente tiene su propia biodiversidad, siendo la manifestación más austral de la puna. Los botánicos coleccionaron de aquí especies como el senecio, el haenke y Née,  presentadas en Inglaterra, Praga y Madrid

Fauna

\"Germoso
Este hábitat natural, bellísimo y diverso, contiene en su territorio una gran cantidad de especies, algunas de las cuales, se mencionan en el Libro Rojo de Mamíferos y Aves Amenazados de Argentina y la Lista Roja de la UICN(Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).
\"Manada
Es típico observar las grandes manadas de guanacos lideradas por su “relincho”, único tipo de llama que medra a grandes alturas. Entre los pequeños valles y quebradas abundan los zorros grises y colorados, los choiques, el puma,  el gato montés, reptiles, ofidios, anfibios, mustélidos, quirópteros y diversidad de aves como: el cóndor y otras rapaces y los paseriformes, además de otros animales adaptados a la puna, con grandes alturas, escaso recurso hídrico, , ya que las precipitaciones anuales no superan los 250mm, poco alimento, mucho sol y temperaturas extremas, lo que obliga a estas especies a desarrollar diferentes estrategias de supervivencia, a nivel fisiológico, siendo sus mayores problemas la regulación de la temperatura corporal, y la alimentación e hidratación.
\"Choiques\"
Por otra parte, el impacto de la actividad humana debido a la extracción minera, la cacería, extracción de leña, desmonte y sobrepastoreso,  ha golpeado a estas especies, retrayendo su territorio hacia zonas altas.
 

 La historia de las ruinas de Paramillos

\"Ruinas
Las antiguas minas de Paramillos, representan hoy, como ruinas históricas, uno de los patrimonios más importantes de carácter industrial minero, ya que abarcan la época precolombina y luego la colonial, a través de la extracción de plata, plomo y zinc. Allí los huarpes primero y luego los incas, los  jesuitas y otros propietarios,  desarrollaron una de las explotaciones mineras  más importantes del Virreynato del Río de la Plata, llegando a trabajar allí más de 4.500 aborígenes durante el siglo XVIII, y se continuó extrayendo plata  hasta la actualidad, a mediados del siglo XX. Habiéndose explotado allí más de 40 vetas de plata.
Se ubican sobre el lado norte de la ruta provincial N°52 que une las Termas de Villavicencio con el valle de Uspallata. Las ruinas más relevantes que se conservan, corresponden a la planta de concentración del mineral, un antiguo horno en el que se fundía la plata y el campamento de los mineros.

 La visita de Darwin

\"Monumento
En 1835, la nave en que viajaba el científico naturalista Charles Darwin, recló en Valparaíso, desde allí, se aventuró a cruzar  la Cordillera de los Andes, realizando una descripción geológica. Estudió la Sierra de Uspallata, descubriendo una secuencia sedimentaria con más de 52 troncos petrificados de pie, del triásico. Según su análisis, éstos habrían quedado enterrados por efecto de fenómenos que ocurrieron durante el período Terciario, en las costas atlánticas. Debido a este suceso, se le denominó “Bosque de Darwin”, con una antigüedad de 230 millones de años, siendo este el primer estudio geológico de Argentina. En honor a su trayectoria y trabajo, se erigió el monumento a Darwin en este lugar.
También en esta zona se recuerda el paso de las columnas del Ejército de los Andes, en 1817, dirigidas por el general Juan Gregorio de Las Heras, que se dirigiera a Chile por el camino de Uspallata.
Y como si fuera poco, un santuario al gaucho Cubillos, una suerte de Robin Hood  mendocino que fuera muerto por la policía por sus reiterados robos en beneficio de los desposeídos, y que fuera protegido por los mineros de Paramillos.
\"Santuario
Todo este bagaje histórico, natural y arqueológico, permite reconocer a Paramillos como un paraje de gran interés turístico, generándose un gran desarrollo en este sentido. Se recorre toda la zona del camino desde Villavicencio hasta Uspallata y más allá, una travesía que no se puede realizar en pocas horas, ya que las maravillas paisajísticas nos incitan a detenernos. Cada lugar ofrece por sí mismo una historia y un interés especial.
Miles de turistas recorren estas zonas en expediciones guiadas, siendo el asombro y la admiración las emociones que acompañan. Las ruinas, un cóndor, el río, la historia, quedan grabados en la memoria, ciertamente, un destino turístico privilegiado.
Las hermosas villas de montañas, tales como Potrerillos, o Uspallata hacen de posta entre uno y otro paisaje. Toda la zona posee un incalculable valor patrimonial, ecológico, geomorfológico, paleontológico, cultural y también histórico, para Mendoza y para todo el país y la región.